Maestría UBA

Cultivando conocimiento

Si bien la agricultura depende del clima, los ingenieros agrónomos carecen de formación en meteorología; y los meteorólogos desconocen lo referente a cultivos. Es por ello que las Facultades de Ciencias Exactas y Naturales y de Agronomía de la UBA dictan un posgrado que intenta aportar los saberes que faltan a cada uno de estos profesionales.

La actividad agrícola es una de las bases económicas de Argentina. El extenso territorio y las condiciones climáticas apropiadas permiten una gran distribución de los cultivos. El mundo de la meteorología podría ser más cercano a la agricultura y desde la Universidad de Buenos Aires se intenta acercar estos planetas; pero no simplemente buscando conocer si la próxima semana va a ser lluviosa, sino interpretando el laberinto que representa la variabilidad atmosférica en relación a la producción agropecuaria.

Desde el 2013 se dicta un posgrado dedicado a la Meteorología Agrícola, en conjunto entre las Facultades de Agronomía (FAUBA) y de Exactas-UBA que busca abordar la complejidad que significa la actividad agropecuaria y la atmósfera.
"El posgrado se venía dando desde 1989. Fue la primera maestría de la Universidad de Buenos Aires dictada entre dos Facultades: Ciencias Exactas y Agronomía. Pero se cerró en 1995, y hace tres años se reflotó por el interés que tendría en el país", afirma la directora de la maestría, la doctora Olga Penalba, profesora del Departamento de Ciencias de la Atmósfera y los Océanos (Exactas-UBA) e investigadora del CONICET.

La experiencia educativa

...

La formación apunta al sector agropecuario, que utiliza todavía en forma limitada el conocimiento meteorológico actual: "Nosotros les damos herramientas para que el ingeniero agrónomo, el meteorólogo o especialistas en ciencias afines, puedan entender la evolución del cultivo. Al ingeniero agrónomo se lo instruye para que pueda entender la variabilidad del tiempo y del clima, mientras que al meteorólogo se lo forma para que pueda entender la evolución de determinados sembrados", comenta la investigadora.

La interdisciplinariedad permite proporcionar conocimientos entre la meteorología, la agronomía y la actividad productiva agrícola ganadera. El posgrado dura dos años: durante el primero se dictan materias y se acompaña al maestrando para que a final de año tenga elegido su director y tema de tesis.

Con respecto a la salida laboral, un sector que podría beneficiarse al tener un egresado de esta maestría son, por ejemplo, las empresas semilleras y las compañías aseguradoras: "Los profesionales pueden optimizar sus saberes y las empresas mejorar sus expertos día a día", relata Penalba. La Oficina de Riesgo Agropecuario, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Servicio Meteorológico Nacional, entre otras instituciones, pueden ser lugares para el desarrollo de los egresados de esta maestría. Igualmente, en la actualidad, hay gente becada que está cursando y trabajando en los organismos anteriormente mencionados.

...

¿Cómo juega el cambio climático?

La variabilidad climática no es simplemente observar el pasado y hacer comparaciones. Adaptarse a los conceptos que pisan fuerte en el mundo, junto con los tópicos que más suenan en la meteorología son necesarios en la formación que busca la maestría. Por eso, el calentamiento global significa un punto de inflexión.

Existe una materia dedicada a esta temática que posee tres módulos: por un lado, un módulo dedicado a un conocimiento físico de cómo es el clima de determinada región, destacando sistemas, patrones o circulaciones, por otro lado la variabilidad climática, las razones por las que el clima puede cambiar (el fenómeno del Niño o la Niña, por ejemplo) y finalmente una faceta para entender el calentamiento global.

"Ya está demostrado que el calentamiento global tiene una causa muy importante en la actividad humana. Estamos emitiendo gases de efecto invernadero que calientan la atmósfera y permanecen mucho tiempo en el sistema, algunos están más de cien años", afirma la investigadora.

Mirando al futuro

El punto de vista económico junto con la desconfianza hacia la meteorología limitan el potencial de esta propuesta que brinda la UBA: "La meteorología fue muy avasallada porque a veces la gente piensa que el pronóstico falla, debido a que se anuncia tiempo soleado y termina lloviendo. Tal vez hubo sol en Villa Ortúzar o Morón, pero en alguna zona de Capital llueve y en otras está soleado. A eso apostamos, a que la gente entienda que hacer un pronóstico no es sencillo, ni inmediato", comenta la investigadora.

La mirada a futuro es prometedora. "Hay que seguir apostando, creemos que los comienzos son siempre difíciles. A medida que esta lucha se siga dando, el balance va ser positivo. Nuestra misión es llevar la ciencia a lo aplicado, estar presente para que la comunidad entienda lo compleja que es la atmósfera", destaca Penalba. Un desafío que es necesario profundizar.

TAGS: meteorología, posgrado, agricultura, Olga Penalba

Por: Diego Machuca



img
Alerta roja. Salud. Con el fin de prevenir a la población frente a eventos meteorológicos extremos...
img
Cultivando conocimiento. Maestría UBA. Exactas y Agronomía de la UBA dictan un posgrado que aporta herramientas....

 

© 2015 CIMA, All rights reserved.

Navigation

Social Media