Salud

Alerta roja

Con el fin de prevenir a la población frente a eventos meteorológicos extremos, el Servicio Meteorológico Nacional instaló un Sistema de Alerta de Olas de Calor y Salud en las ciudades de Buenos Aires y Rosario. Se basa en un estudio realizado en Exactas-UBA.

El 12 de marzo de 1906, José Figueroa Alcorta juró como Presidente tras la muerte de Manuel Quintana. También en ese período, se inauguró el Palacio del Congreso, en el barrio de Balvanera y se concretó la primera carrera de autos sobre ruta, con un recorrido desde Recoleta hasta el Tigre Hotel. Todos estos acontecimientos, a comienzos del siglo XX, permiten dimensionar desde qué época el Servicio Meteorológico Nacional realiza observaciones meteorológicas sistematizadas en la Argentina.

Muchos años más tarde, en diciembre de 2013, ocurrió la ola de calor más extensa de la que existen registros: 52 ciudades en todo el país resultaron afectadas y la larga persistencia de 22 días hizo que el evento tuviera un carácter excepcional en la meteorología argentina. Nunca antes, en más de un siglo, había un ocurrido un hecho de estas dimensiones.

Esta situación resultó ser la primera ola de calor cuya peligrosidad para la salud alcanzó el nivel de alerta roja. El Ministerio de Salud advirtió a la población sobre los riesgos a evitar y los cuidados básicos a seguir por parte de la población frente a calores intensos. Por estas razones, resulta importante destacar el estudio encabezado por Matilde Rusticucci, directora del Departamento de Ciencias de la Atmósfera y los Océanos (DCAO) de la UBA e investigadora del CONICET, ya que el Servicio Meteorológico Nacional instaló el sistema de alertas con bases de esta investigación.

La importancia de prevenir

...

El objetivo de crear una alerta de olas de calor es notificar a la población de que las temperaturas de los próximos días van a ser elevadas. "Los que sean más vulnerables tienen que estar dispuestos a cambiar sus actividades, no salir a la calle, hidratarse. La posibilidad de adelantarse a los hechos, al menos dos días, es lo mejor", comenta Rusticucci. "Empezamos a estudiar las frecuencias de olas de calor en varias décadas de nuestro país. Notamos que desde la década de 1960 hay lugares donde se cuadriplicaron, lo que representa un problema preocupante", sintetiza la investigadora.

Existe una materia dedicada a esta temática que posee tres módulos: por un lado, un módulo dedicado a un conocimiento físico de cómo es el clima de determinada región, destacando sistemas, patrones o circulaciones, por otro lado la variabilidad climática, las razones por las que el clima puede cambiar (el fenómeno del Niño o la Niña, por ejemplo) y finalmente una faceta para entender el calentamiento global.

Los niveles del Sistema de Alerta y Salud poseen una clasificación que va desde el color verde, que indica que no hay peligro para la población, pasando por el amarillo y naranja, que advierten que las olas de calor pueden ser peligrosas, especialmente para los bebés y niños pequeños, personas mayores de 65 años o aquéllos con enfermedades crónicas, para llegar al rojo, indicador de que todas las personas saludables se pueden ver afectadas.

El estudio realizado examina las relaciones de las temperaturas extremas y la mortalidad y demuestra que la población porteña y rosarina es susceptible en períodos de altas temperaturas. Para esto se analizaron las ciudades de Buenos Aires y Rosario en los años 2001-2012 y 2001-2011 respectivamente. Gracias al análisis de las olas de calor en relación con la mortalidad, se verificó que hombres y mujeres son afectados por el exceso de calor en igual proporción, haciendo especial énfasis en los adultos mayores de 65 años, que acaparan gran parte de los fallecidos.

La directora del DCAO afirmó que "se llega a casos de mortalidad porque no hubo prevención ni se tomaron medidas necesarias para evitar todo. El trabajo presentado intenta ayudar a precaver próximos casos, teniendo en cuenta cómo afecta la deshidratación y las enfermedades cardíacas".

¿Dónde está el dato?

Para llevar adelante el trabajo, Rusticucci hizo hincapié en la importancia de la información médica, que resulta de difícil acceso: "Para marcar una alerta, se necesita tener registros, mínimamente, de diez años de observaciones; si tuviésemos cuarenta, sería mucho mejor. En salud, con poco más de diez años, pudimos armar esta alerta que resulta muy útil."

La labor de investigación científica muchas veces se ubica distanciada de la medicina cotidiana. "Ocurre que a veces el dato no está cuidado. Siempre está documentado, pero puede encontrarse en un libro de guardias, pero no está pensado para hacer estudios a posteriori. La sanidad no tiene, en general, la necesidad de la estadística, como si la tiene el científico; nosotros la necesitamos en cantidad, para hacer estudios más fuertes", explica Rusticucci.

La chance de poder adelantarse a las olas de calor se debe principalmente al estudio y la importancia del relevamiento de información. El armado de políticas sanitarias debe tener en cuenta esta información, que afecta a las personas de mayor edad así como a las más sensibles al calor. Además, cada vez hay más población de edad avanzada en ambas ciudades. Esto supone una problemática de la salud pública actual.

De cara al futuro, Matilde Rusticucci afirmó que el próximo paso a seguir es implementar la alerta en la ciudad de Córdoba para poder dar aviso en los tres principales conglomerados urbanos del país. Esto supondría un avance en cuestión meteorológica, pero también en la salud en la población; la posibilidad de anticipar estos acontecimientos extremos ayudaría a superar los días de altas temperaturas. De todos modos, lo que realmente importa, es estar alerta.

TAGS: Matilde Rusticucci, Olas de calor, Servicio Meteorológico Nacional

Por: Diego Machuca



img
Alerta roja. Salud. Con el fin de prevenir a la población frente a eventos meteorológicos extremos...
img
Cultivando conocimiento. Maestría UBA. Exactas y Agronomía de la UBA dictan un posgrado que aporta herramientas....

 

© 2015 CIMA, All rights reserved.

Navigation

Social Media